Saltear al contenido principal
Historia De La Rinoplastia

Historia de la Rinoplastia

Allá por los años 1.500 antes de Cristo en India y Egipto, se comenzaron a realizar cirugías reparadoras de la nariz. En aquellas épocas,se les amputaba la nariz a los enemigos, a los infieles y a los delincuentes como castigo.

En el año 1545, Gaspare Tagliacozzi, publica el primer tratado de Cirugía Plástica,con técnicas de reconstrucción de cirugía nasal . En ésa época, las deformidades nasales eran producidas por la sífilis y también por accidentes .

Por los años 1800 Johann Dieffenbach, cirujano plástico alemán, publicó e investigó tecnicas de cirugia reconstructiva facial. Fue el primero en realizar resecciones en la piel para quitar cartilago o hueso del esqueleto nasal,realizo incisiones externas para reducir orificios nasales .

Los comienzos de la Rinoplastia Estética, tienen lugar en los años 1887, con un otrorrinolaringólogo norteamiericano llamado John Roe.  Realiza sus primeras experiencias realizando incisiones endonasales, en la mucosa nasal, no dejando las cicatrices que dejaba Dieffenbach, las cicatrices en este caso, no son visibles. Fue el primero en utilizar fotografías del antes y después de sus pacientes.

Pero el “Padre de la Rinoplastia” es el medico alemán Jack Joseph . El realizo incisiones intercartilaginosas,y  resección de giba ósea por vía endonasal. en 1907 publica un tratado de Rinoplastia Endonasal. Joseph inventa instrumental específico para cada paso de la Rinoplastia .

El cirujano Húngaro Emile Rethi en el año 1934 publica trabajos sobre incisiones marginales e incisiones en la columela nasal. Estos son los comienzos de la técnica de la Rinoplastia Abierta, que con algunas modifocaciones, es la que se utiliza actualmente, sobre todo para reconstruir narices secundarias.

En 1990, el dr Sheen implanta nuevas técnicas tanto en cirugía reconstructiva como estética de la nariz, sobre todo para reconstrucción del dorso nasal con injerto

En nuestra época, la tendencia es la funcionalidad y la naturalidad. Quedaron atrás los dorsos excavados, las narices cortas, exageradamente respingadas, o con los orificios muy visibles.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba